You never change things by fighting the existing reality. To change something, build a new model that makes the existing model obsolete.” – R. Buckminster Fuller

Blockchain es la tecnología que sustenta la criptomoneda (como es, por ejemplo, el Bitcoin) que consigue realizar transacciones de manera segura, fiable e irreversible.

Para entender mejor esta tecnología utilizaré la descripción que realizan en Bit2Me por su claridad y sencillez, así: “Imagina un fichero de dos columnas donde en una columna pone un identificador (ejemplo “abc”) y en la otra un número (ejemplo “34”). Es decir “abc” le corresponden “34”. Ahora imagina que ese fichero pudiera estar en miles de ordenadores duplicado, con la seguridad de que nadie lo puede alterar a traición pero cuando legítimamente se debe alterar algo, en cuestión de segundos, todos se sincronizan. Aunque uno de los miles de ordenadores desapareciese de la red no pasaría nada. Esto es lo que consigue Blockchain y aunque su magia es mucho más compleja y compuesta de más piezas como la criptografía, en esencia eso busca: un registro distribuido resistente a la sincronización y sin necesidad de confianza entre los miembros que la conforman“.

Aplicado a la economía y a las finanzas, esta tecnología permite realizar cualquier tipo de transacción, no sólo dineraria. De hecho, cualquier derecho (acción) u obligación (bono) puede transferirse vía blockchain. Así que el universo que abre es infinito en un espacio sin intermediarios (ni estados ni bancos centrales) y en donde la confianza (el intangible más difícil de alcanzar en finanzas) es posible gracias a la transparencia de la que se alimenta el sistema.

Tan sólo hay que imaginar las posibilidades que ofrece esta tecnología a ciudadanos que no tienen cuentas bancarias y/o a economías menos desarrolladas y cómo posibilita, por ejemplo, el comercio agrónomo al poder agricultor y consumidor transaccionar mediante, por ejemplo, los bitcoins.

A pesar de pedir regulación para este fenómeno, la banca no esconde que esta tecnología es una oportunidad para desarrollar nuevos modelos de negocio. Por esto, no es de extrañar, y sirva como ejemplo, los distintos movimientos de grupos financieros por asumirla. Sirvan como ejemplo los siguientes:

  • LHV Bank está trabajando en un nuevo proyecto con tecnología blockchain (junio de 2014) y ha desarrollado Cuber Wallet , una app basada en ‘Monedas coloreadas’ (junio 2015). También se ha asociado con Coinbase (septiembre 2014) y CoinFloor (julio 2015).
    • USAA, Nasdaq, y BBVA invirtieron en Coinbase en enero de 2015.
  • Goldman Sachs participó como inversor principal en la startup Circle Internet Financial Ltd (abril 2015) con $50m.
  • UBS ha creado un laboratorio de investigación en Londres centrado en el blockchain (abril 2015).
  • Nasdaq lanza la iniciativa tecnología blockchain en “toda la empresa” (mayo 2015).
  • Santander anuncia entre 20-25 casos de uso que servirían para ahorrar £12bn ($19bn) en costes de infraestructura tan sólo si se cambiara ésta por blockchain (junio 2015).

Pueden consultar más eventos similares en la fuente: BankNXT.

Como veremos en los gráficos adjuntos el volumen de datos así como el de transacciones diarias (214.874)  muestran un mercado que ya es una realidad y con un potencial al alza a tener muy en cuenta.

Por último, en el gráfico de la derecha podemos observar el volumen de transacciones globales y su proyección para finales del presente año.

Seguramente, no nos daremos cuenta y nuestras transacciones se realizarán por monedas no acuñadas por bancos centrales ni sometidas a los caprichos inflacionistas. Nos inventaremos nuevos problemas y volveremos a demostrar, cuando surjan, que somos capaces de solventarlos por nosotros mismos.

Imagen de la entrada: Jan Mika