El primer error que se comete en los negocios públicos es consagrarse a ellos.” – Benjamin Franklin

Supongan que les asignan 25 mil millones de euros con la condición de no poder gastarlo en ocio ni en deuda ni en nada personal y sí revertirlo en la sociedad ¿qué harían con ellos? A priori, ¿creen que es una cifra suficiente para intentar arreglar alguno de los problemas que nos acucian?

El sentido de la responsabilidad impera en la respuesta, así que tómense su tiempo para reflexionarlo.

Esta cifra es el presupuesto que tiene asignado nuestro Servicio Público de Empleo Estatal que tiene la nada fácil labor de ayudar a encontrar trabajo a los 4.791.000 parados que tenemos en nuestro país (según datos del INE que pueden consultar aquí) y que sitúan la tasa de paro en un 21%.

La partida es importante para un reto mayúsculo. Pueden acceder a comprobar la cifra en la siguiente dirección web: https://www.sepe.es/contenidos/comunicacion/noticias/presupuesto_2016.html

Para aliviar la carga de trabajo del SEPE, el Estado este año decidió ofertar 19.121 plazas para funcionarios de las que tan sólo 13.427 son nuevas ya que el resto son para promociones internas. Es decir, ofertaron 13.427.

Uno de los partidos que aspira a gobernar nuestro país ha prometido, ya saben estamos en campaña electoral, que si ganan crearán 200.000 nuevos puestos de trabajos públicos. No es un hago chas y aparecen si no que para ello invertirán 1.300 millones (sí de nuestros impuestos). Como bien advierte el profesor Rallo: “1.300 millones de euros en crear 200.000 empleos con una duración de seis meses. Es decir: puestos de trabajo de seis meses con un coste mensual de 1.080 euros (que, quitando las cotizaciones sociales, suponen un salario mensual de 830 euros). Por lo visto, el Estado sí puede crear empleo basura con el dinero del contribuyente y encima sacar pecho por ello“. Poco más que añadir.

Pero volvamos a nuestro SEPE. Un informe elaborado por la Comisión Europea revela el porcentaje de empleo que generan los distintos PES (siglas de Public Employment Services) de los países de la Unión. En este informe destaco dos gráficos: el propio de la actividad de estas oficinas de empleo y, previo a éste, el porcentaje de desempleo de mayor duración pues el ratio más elevado lo tiene España.

Menos del 5% de empleo genera nuestros SEPE con tantos recursos como tienen asignados. Cierto es que los datos que nos ofrecen en el informe de la Comisión son de 2012 pero no crean que los actuales son mejores.

Así, y como vemos en el gráfico de la derecha, En 2015 solo un 1,7% de los parados encontraron trabajo a través de estos servicios de colocación cuando la media de los PES europeos se sitúa en el 9,4% (en 2012 y según el informe).

Nuestros políticos se llenan la boca con precariedad, larga duración, solidaridad… y su única respuesta es la merma de la renta disponible privada a favor de los recursos públicos y malgastarlos en sus endeudas gestiones.

¿Qué harían si tuvieran una empresa, asignaran a un departamento un presupuesto de semejante calado y les dieran como resultado de su actividad el 1,7% de éxito?

Insisto, y recordando la premisa inicial de destinar el dinero a fines sociales, ¿qué harían Ustedes con 25 millones de euros?

Imagen de la entrada: ginasanders