No puede ser que sigamos acumulando riesgos cada vez mayores y que algunos no cumplan las reglas y que más tarde digamos que ahora hay que compartir los riesgos” – Wolfgang Schäuble, ministro alemán de Finanzas.

135.000 millones es el dinero que la banca de la zona euro podría llegar a necesitar de confirmarse los cambios que la Autoridad Bancaria Europea quiere introducir con respecto a la exposición que las entidades financieras tienen en sus balances.

Así lo afirma la agencia de calificación Fitch en un estudio publicado el pasado 8 de junio. Las opciones son o amplían capital por dicho importe o intentan vender deuda estatal por importe de 492.000 millones de euros para mantener sus niveles de solvencia. No sé que opción es peor.

La Autoridad Bancaria Europea (o EBA por sus siglas en inglés) que representa al 70% de los bancos en la zona euro publicó que las entidades financieras tienen 2,3 millones en deuda soberana de la que el 65% es deuda estatal “nativa”, esto es, del mismo Estado en el que está domiciliada la entidad financiera.

La limitación a la exposición que se busca poner tiene su origen en una decisión consensuada por los ministros de finanzas de la zona euro para limitar la exposición de los bancos a la deuda soberana de sus países de origen con el pretexto de fortalecer la unión europea bancaria.

Dicha limitación quieren ubicarla en el 100% del capital elegible. La discusión doctrinal dentro de la propia EBA (ver documento) arroja que, así como al principio se entendía como capital elegible los recursos propios de las entidades, debe extenderse la definición a las participaciones que las entidades tengan fuera del ámbito financiero.

Así, y expresado en términos cuantitativos, el capital elegible queda conformado por el Tier 1 o capital primario (Acciones Ordinarias + Acciones Preferentes + Reservas Publicadas) y el Tier 2 o secundario (Reservas No Publicadas + Reservas de Revalorización + Previsiones genéricas para futuras pérdidas hasta el 1.5% de los Activos Ponderados por Riesgo + Instrumentos Híbrido de Deuda – Capital + Obligaciones o Deuda Subordinada de mediano y Largo Plazo, hasta el 50% del Capital de Primer Nivel) limitado a 1/3 del primero.

En nuestro país, para poder atender a las necesidades de deuda, la alianza Estado-Banca ha provocado que la deuda pública española en posesión de nuestra banca ascienda a 310.000 millones de euros.

De fijarse el límite de exposición en el 100% del capital elegible los bancos españoles estarían obligados a reestructurar el 27,4% (85.000 millones de euros) de su cartera total de bonos del Tesoro, lo que representa el 8% de la deuda bruta española a finales de 2015.

Resulta difícil pensar que la decisión sobre el mencionado límite vaya a tomarse en los próximos días.

En primer lugar porque, tal y como he mencionado, dicho límite buscaba fortalecer una posible unión bancaria y dicha unión no se va a producir pues Alemania se opone rotundamente a asumir, obviamente, como propios los riesgos que otros han tomado.

Y quizás con éste motivo ya es suficiente.

En segundo lugar porque el negocio bancario europeo y español en particular  ya está suficientemente mermado y nuevas exigencias pondrían en serias dificultades su pervivencia. Además, creo que de producirse provocaría más inyección de liquidez por parte de Dragui.

En tercer y último lugar el escenario abierto por el Brexit hace plantear ahora nuevos retos. Un escenario totalmente imprevisible que ya ha tenido como una de sus consecuencias que la agencia estatal Fitch haya bajado su calificación crediticia desde AA+ a AA con perspectiva negativa (ver noticia).

Lo que sí debieran hacer las entidades, al menos las nuestras, es tomarse esta posible medida de limitación como una hoja de ruta y aprovechar, aún más, para sanear sus balances.

Ustedes estén atentos a lo que compran.

Imagen de la entrada de Jim Vallee