Cometer un error y no corregirlo es otro error” Confucio.

Somos humanos, y como en todos los aspectos de nuestra vida, cometemos errores. Por ello es que cometer errores con nuestro negocio, y sobre todo a la hora de buscar financiación para empresas, no iba a ser menos. A pesar de ello, hay errores que no deben cometerse nunca, sobre todo cuando necesitas desarrollar tu negocio y no consigues la financiación que mejor se adapta a las necesidades de la misma.

Desde MytripleA, plataforma de Crowdlending para empresas, se presentan los errores más comunes que cometen las empresas a la hora de solicitar financiación.

Errores fundamentales

Los errores más comunes que nunca se deben cometer cuando se quiere encontrar financiación para emprender son los siguientes:

No tener experiencia en el sector

Tener experiencia en el sector es uno de los criterios fundamentales que muchas entidades financieras tienen en cuenta para aceptar una solicitud de financiación, sobre todo en el caso de que se desee iniciar una andadura en el mismo creando un negocio.

Por ello, si quieres crear tu propia empresa, asegúrate de que conoces el sector en el que opera. En el caso de que no lo conozcas, consigue socios que sí lo hagan o dale un giro a tu idea. Puedes hacer que tu experiencia profesional se convierta en un punto a favor para conseguir un préstamo.

No tener un plan de negocio bien estructurado

Otro de los criterios que las entidades financieras van a tener en cuenta, y mucho, es contar con un plan de empresa trabajado. En dicho documento se debe plasmar lo más claro posible todo sobre el nuevo negocio, en qué consiste, clientes, mercado, precios, distribución… Piensa que al fin y al cabo estás desarrollando tu mejor idea empresarial, por lo que tienes que plasmar en ella todo tu empeño para poderla llevar adelante y hacer de ella un éxito.

No contribuir particularmente en la financiación

El tercero de los errores que suele cometerse a la hora de emprender es no contribuir con financiación propia de forma personal y directa. Si pretendes desarrollar tu idea empresarial, y crees que gracias a ello vas a poder conseguir que tu negocio crezca, ¿por qué no inviertes en la misma dentro de lo posible? Eres tú el que debe creer en tu propio negocio, y así conseguirás impregnar y convencer aún más a los que te rodean y que de esta forma crean en él.

¿Estás cometiendo alguno de estos errores? Si es así, deja de hacerlo y vuelve a buscar financiación, seguro que esta vez lo tendrás más fácil.