O vulgarmente conocidos como los “come niños por los pies” o ” los malditos mercado” o “los que desde cuartos oscuros de Manhattan les quitan las mantas a nuestros enfermos en los hospitales”.

Barbaridades que se oyen habitualmente en los círculos de la demagogia populista. Porque, al final, culpar a un ente abstracto que tiene un nombre tan raro siempre “mola” ante un público ávido de que corra la sangre, y es más fácil que hacerlo con el inútil que hemos puesto a dirigir el país/comunidad/ayuntamiento y que jamás en su vida expuso un céntimo de su patrimonio en riesgo para crear o generar valor.

Pues miren: no. Un Hedge Fund no le quita la manta a los enfermos, ni tiene intención que quiebre ningún país o que se hunda el mundo mundial.

Un Hedge Fund es, básicamente, un vehículo de inversión que puede adaptar diferentes formas jurídicas: sociedad, fondo de inversión u otras.

Algunas de las características de estos vehículos y que los hacen diferentes a los tradicionales son:

  • Tienen libertad de operación limitada básicamente por su propio reglamento
  • Suelen utilizar de forma masiva los derivados como operativa y como cobertura
  • Heterogeneidad entre ellos
  • Utilización del apalancamiento
  • Buscan las ineficiencias del mercado
  • Invierten en todo tipo de sectores pudiendo encontrar alguno muy especializado en un único sector
  • No se referencian a los indices y buscan el retorno absoluto
  • Los gestores suelen tener gran parte de su patrimonio en gestión dentro del vehículo.

Podríamos añadir muchas más características ya que, como decíamos, cada Hedge es prácticamente singular con respecto al otro, pero en el fondo la característica de estos fondos es que el gestor utiliza los medios a su alcance para realizar una gestión personalizada que reporte valor a sus participes independientemente de lo que hagan las bolsas o los indices.  Y, además, pone parte de su patrimonio en juego.

Estos fondos no atacan a los mercados: se defienden. No necesariamente todo ha de subir indefinidamente con lo que ¿qué justificación tendrá el gestor de su fondo para cobrarle una comisión cuando esté perdiendo hasta la camisa? ¿Que baja la bolsa? ¿Y para eso le paga?

Otra de la recurrencia es que están domiciliados en “paraísos fiscales”. Curioso. Cuando una va de vacaciones a un sitio idílico de playas vírgenes y aguas cristalinas dice que ha estado en el “paraíso” y el sentido es absolutamente positivo. Pero, por contra, si quieres huir de los lugares confiscatorios, fiscalmente hablando, entonces eres un malvado especulador, y entonces el sentido de “paraíso” ya es negativo.

Los Hedge Funds podrían ser una industria este año que gestionase no más de 3 Billones de $. Los activos financieros en todo el mundo actualmente estarán entorno a los 250 Billones de $. Hombre para ser los causantes de todos los males mundiales parece que tener un 1% les da una fuerza bestial frente al 99% restantes. Si es así, créanme que los gestores se ganan entonces bien el sueldo.

¿Donde invierten los HF?  Como ya hemos indicado son bastantes heterogéneos en sus métodos de inversión pero podríamos hacer referencia a algunos sectores habituales:

  • Arbitrajes en convertibles, renta fija o riesgo. Es decir buscar ineficiencias en bonos convertibles, en productos de renta fija ( privada o soberana) o en procesos de fusión/adquisición.
  • Cobertura de Renta Variable . Con posiciones largas/cortas con baja exposición al mercado
  • Títulos infravalorados
  • Mercados emergentes
  • Futuros gestionados
  • Etc…

Los Hedge Funds cubren mucho del espectro inversor, dan liquidez a muchos mercados y, como característica inherente al ser humano, también yerran y pierden dinero. Pero pierden tanto su dinero como el de los participes que han confiado en sus gestores.

Es evidente que tratan de maximizar los beneficios de sus vehículos pero ¿qué hay de malo en ello? ¿No quiere cualquier persona hacer lo mismo con sus inversiones? ¿ A caso cuando alguien compraba una vivienda en plena burbuja no lo hacía pensando que le iba a sacar un buen rendimiento a su venta?  Y si esto ocurría ¿pagaba alegremente la fiscalidad que le imponían o le hubiese gustado minimizarla si hubiese sido posible?

La ineficiencia de mercados intervenidos no favorece a nadie. Recuerden el gran mercado de los activos financieros es la deuda soberana. Si criminalizamos a los que pueden adquirirla ¿como financiaremos los dispendios de la clase política?

Disfruten del día.