¿Para qué sirven realmente… los mercados financieros? es un libro didáctico y de sencilla lectura. Imprescindible para aquellos que hayan decidido acercarse a los mercados por primera vez y que saber qué son, cómo funcionan y quiénes actúan en ellos. Por este motivo, también es recomendable para incluirlo en nuestro sistema educativo en el grado preuniversitario y en los programas de certificación de la profesión financiera.

Es un libro eminentemente práctico. La teoría subyace en cuantos ejemplos y explicaciones nos da por lo que es muy fácil su lectura y comprensión.

El cómo hemos llegado hasta aquí inicial es un magnífico viaje en el que descubrimos, a grandes y precisos trazos, los hechos históricos más significativos que han cambiado la relación que tenemos con el dinero y que concluyen con los mercados organizados de hoy en día. Desde el trueque a la crisis inmobiliaria española del 2008 pasando por las distintas revoluciones y crisis como, por ejemplo, la del tulipán holandés (descubrir cómo la globalización ya afectaba), Mississippi Company en Frnacia, el crash del 29, las tecnocom y la última inmobiliaria (subprime y española) que se desencadenó en 2007/2008).

En este viaje descubrimos cuándo y cómo se originaron términos como “reserva fraccionaria” de la banca (aún en uso hoy), “capitalismo popular”, cuándo nacieron los fondos de inversión o la creación del primer hedge fund a manos de… un periodista (Alfred Jones) o las finanzas cuantitativas creadas en las universidades. (Eso sí, los malditos somos los financieros)

Como no puede ser de otra manera, y como hacemos en este blog, el libro también consciencia acerca del cambio demográfico que estamos viviendo y de la necesidad de montar nuestra propia hucha para depender lo menos posible de la estatal. Agradezco que destaque la importancia que tiene para todo el que quiera ahorrar o invertir encontrar un buen asesor y lo que éste debe hacer.

Resultan igualmente imprescindibles los 5 consejos básicos para la gestión de nuestro dinero que les invito a descubrir en su libro.

El libro en 14 frases:

  1. Quizá no tenemos el sistema ideal, probablemente sea muy mejorable y ojalá de esta crisis salga un modelo más sólido, más útil para los ciudadanos. Para ello resulta clave avanzar en la cultura financiera, conocer mejor cómo participamos en los mercados, cómo los usamos en el día a día, qué papel cumplen en nuestras decisiones a lo largo de la vida, cómo nos pueden ayudar ante los retos que se nos presentan.
  2. Necesitamos organizar nuestro dinero, gestionar nuestros ahorros, ponerlos a trabajar, precisamos la creación de nuevas empresas e impulsar el espíritu ahorrador. Para ello, es vital que las personas con dinero busquen hacerlo crecer, obtener la mejor rentabilidad según el riesgo que asumen. Al preocuparse por la rentabilidad de sus inversiones, se plantearán también el coste de lo que compran. Y así, en un mercado ideal, ayudarán a establecer un precio, un valor para el intercambio de productos al que se llega por el acuerdo entre los que quieren comprar y los que desean vender
  3. El dinero sólo tiene valor si está al servicio de nuestras necesidades; los mercados financieros nos deben ayudar a alcanzar nuestros objetivos, nuestras aspiraciones como personas y como sociedad… Si no, no sirven para nada.
  4. El mal precedente: “Si te va mal te rescataremos. Si te va bien, el dinero lo ganas tú”.
  5. Si algo caracteriza a los mercados financieros es su variedad, hay tantos como sabores en las mejores heladerías.
  6. ¿Para qué sirven las bolsas? Son una de las principales vías para poner en contacto el ahorro de los ciudadanos con las necesidades de financiación de las empresas.
  7. La realidad es que la enorme mayoría de los ciudadanos no operan para ser socios de una empresa, sino simplemente para obtener una ganancia a menor o mayor plazo, para obtener plusvalías. La mayoría de las veces ni siquiera somos conscientes de cómo estamos participando en el mercado, cómo estamos influyendo en los precios de los activos financieros. Pero básicamente es nuestro dinero el que los mueve. Directa e indirectamente.
  8. Tengo un amigo muy beligerante contra el poder de los mercados, pero siempre me pide que le aconseje el mejor depósito o un buen fondo de inversión. ¿Dónde pensamos que va ese dinero?
  9. La tercera ventaja de la especulación será la liquidez que genera en el mercado. […] Es bueno poder convertir nuestro efectivo en activos y nuestro activo en efectivo cuanto más rápido mejor.
  10. La innovación, afortunadamente, siempre va por delante de la regulación.
  11. Son necesarias profundas reformas que incentiven a particulares y a empresas a montarse su propia hucha, para depender lo menos posible de la estatal.
  12. ¿Estaría dispuesto a sacrificar 100.000 euros cuando deje de trabajar por conseguir ahora una báscula de baño, un exprimidor o un edredón nórdico de aloe vera? No. ¿Verdad? Pues esto es lo que hacen cada año miles y miles de españoles cuando los bancos lanzan sus campañas de pensiones.
  13. Si el banco es quien “fabrica” los productos financieros que nos ofrece y sabe con cuáles gana más dinero, como mínimo hay un potencial conflicto de interés. Querrá promocionar aquello que le deje más beneficios.
  14. Hace falta que el asesor escuche mucho y hable poco.
Vicente Varó

Vicente Varó

CEO en Unience, la red social de finanzas

Vicente Varó es el CEO de Unience.com, la red social para invertir mejor y colaborador habitual de Expanxión.com y de Capital Radio (en donde, cada semana, y junto al gran Luis Vicente Muñoz, CEO de la emisora, buscan al mejor gestor de fondo de autor español), entre otros.

Licenciado en periodismo por la Universidad de Navarra, cursó el Programa Superior de Gestión de Carteras del Instituto de Empresas y colabora en el Comité de Comunicación de la asociación EFPA España. También ha sido profesor del Posgrado en Community Manager y Social Media de la Universidad de Barcelona.

 

Blog de Vicente Varó: https://www.unience.com/blogs-financieros/Kaloxa