Un paseo por delante de Wall Street es una oda al sentido común. Peter Lynch, uno de los gestores de renta variable más aclamados de la historia, nos descubre en las páginas de este best seller sus criterios a la hora de seleccionar compañías en las que invertir.

El lenguaje que emplea es coloquial. Reconoce sin rubor los errores en algunas selección a los que trata de manera honesta y con buen sentido del humor y, en todo momento, enfatiza la importancia de estudiar a las empresas, de estar atentos y de salir de la zona cómoda (titulares de prensa y “acciones calientes del mes”).

Salir a la calle, observar, preguntar a clientes y a la competencia, estar atentos a los comentarios de los más allegados (una de sus mejores inversiones fue gracias a una valoración que le hizo su mujer), conocer a equipos directivos, observar estados financieros, conocer las propias necesidades financieras y determinarlas, propensión al riesgo… ¿Demasiado? Pues mejor no invertir.

El factor tiempo también lo presume fundamental. No en vano su fondo Fidelity Magellan fue el que más retorno obtuvo en una década y, paradógicamente, sus partícipes, los inversores, no ganaron lo mismo. ¿Por qué? Porque entraban y salían del fondo al calor de las noticias.

Difícil escoger las 10 frases más destacadas del libro (huyendo de las clásicas) pues cada una de las que componen el libro contienen una enseñanza. Estas son mis diez:

Primeras cinco citas
  1. Descubrí algunas de mis mejores inversiones comiendo o yendo de compras, a veces muchos antes de que otros inversores profesionales se fijaran en ellas.
  2. Lo que la bolsa diga hoy, mañana o la semana que viene no es más que una distracción.
  3. Que le guste una tienda, un artículo o un restaurante es una buena razón para interesarse en una empresa y ponerla en su lista de activos por investigar, ¡pero no es razón suficiente para comprar sus acciones! Nunca invierta en una empresa antes de hacer los deberes e investigar sus perspectivas de beneficios, su situación financiera, su posición frente a la competencia,…
  4. En el periódico de la mañana y el telediario de la noche de cualquier día se pueden encontrar buenas razones para vender
  5. Por lo general, estoy dispuesto a hacer 150 kilómetros en cualquier dirección para conseguir los últimos datos de ventas, inventarios y beneficios
Las otras cinco
  1. El dinero tonto sólo es tonto cuando escucha al dinero listo.
  2. Parece haber una regla no escrita en Wall Street: si no lo entiendes, entonces invierte en ello los ahorros de tu vida. Olvídate de la empresa de la esquina, que puede por lo menos ser observada, y busca aquella que fabrica un producto incomprensible.
  3. Encontrar una empresa prometedora es sólo el primer paso. El siguiente es hacer el trabajo de investigación.
  4. Antes de pensar siquiera en comprar acciones, es preciso que usted tome algunas decisiones básicas sobre el mercado, sobre su grado de confianza en las empresas del país, sobre su necesidad de invertir en acciones y sobre lo que espera obtener de ellas, sobre si es usted un inversor a corto o a largo plazo, y sobre cómo reaccionará ante caídas fuertes e inesperadas de los precios. Es bueno que defina sus objetivos y clarifique sus actitudes
  5. Muchos inversores se sientan y debaten si una acción va a subir, como si una musa financiera fuera a darles la respuesta, en lugar de ir a comprobarlo en la empresa.
Peter Lynch

Peter Lynch

Como he señalado al principio de este artículo, Peter Lynch (19 de enero , 1944) es uno de los gestores de mayor éxito y referente en la industria de gestión de activos. Especializado en el value investing destacó por su magnífica labor al frente del Fondo Magellan de Fidelity Investments.

Se hizo cargo del fondo en 1977 cuando lo componían 40 acciones y lo gestionó hasta 1990 con una cartera más de 1.400 activos. Durante este tiempo, los activos bajo gestión aumentaron de $18 millones a $14 mil millones. Lynch promedió un retorno anual de 29,2 %, más del doble del índice S&P 500 en el mismo periodo. Sin duda, el mejor retorno de un fondo de inversión de la historia.

También es coautor de varios libros y artículos sobre inversión y acuñó una serie de mantras muy conocidos de estrategias de inversión tales como invertir en lo que se conoce y diez Bagger.