Hay dos enemigos del ahorrador: la inflación y los gastos imprevistos. De la primera, escuchamos hablar a menudo. Que el “dinero bajo el colchón” tiene cada vez menos valor si suben los precios es sabido por prácticamente todo el mundo.

Sin embargo, los gastos imprevistos son incluso más imprevisibles que la inflación. No sabemos cuándo llegarán ni cuál será su importe, pero debemos tener en cuenta que tarde o temprano llamarán al timbre de nuestra casa, dispuestos a acabar con horas y horas de planificación financiera.

Incluso haciendo los deberes con tus finanzas personales… un gasto imprevisto puede ponerte un suspenso

Independientemente de tu nivel de renta, incluso aunque cumplas con tu planificación financiera, ajustando tus ingresos a tus gastos. Un imprevisto, puede convertirse en una auténtica pesadilla que cuestionará tu capacidad para llegar a fin de mes.

En ocasiones resulta imposible conseguir este objetivo. Cuando ni siquiera hacer malabares recortando en una partida de gastos (como por ejemplo el ocio) para destinarlo a otra (el gasto imprevisto) resulta eficiente, solicitar un préstamo rápido en páginas web como MoneyMan se postula como la mejor solución.

¿En qué casos es recomendable solicitar un préstamo rápido?
  • Si te ha surgido un gasto imprevisto y no dispones de dinero ahorrado para afrontarlo.
  • En caso de que necesites dinero con urgencia y tengas la seguridad de que podrás devolverlo en un corto plazo de tiempo.
  • Como forma de financiación puntual.
¿Cuándo no es recomendable solicitar un préstamo rápido?
  • Para financiar bienes innecesarios (caprichos y bienes de lujo).
  • Cuando dispongas de otras deudas y no estés seguro de si podrás devolver o no el dinero.
  • Si el importe del préstamo representa un elevado porcentaje en relación a los ingresos que percibes cada mes.

El dinero fácil puede terminar saliendo caro, por este motivo, resulta de especial importancia recalcar cuál es el propósito de estos minicréditos.

Los préstamos rápidos nunca fueron pensados para financiar tus vacaciones o “tirar la casa por la ventana”, sino para que imprevistos ocasionales que necesitan de un pago inmediato sean solucionados por medio de esta forma de financiación, devolviendo el dinero una vez recibas la nómina de tu principal fuente de ingresos.

La importancia de la cultura financiera al solicitar préstamos rápidos online

La cultura financiera es muy importante cuando contratamos un préstamo, debemos leer bien sus cláusulas y condiciones antes de solicitarlo y estar seguros de que podremos devolver el dinero sin problemas.

Muchas personas utilizan los préstamos rápidos online como una forma de anticipo de la nómina, porque son conscientes de que una vez figure el importe de su salario mensual en su cuenta bancaria, podrán devolver el importe del minicrédito.

Si a finales de mes te aparece un imprevisto, por ejemplo, se estropea la lavadora, con un préstamo rápido puedes financiar la compra de una nueva o pagar la reparación de la actual.

Por otro lado, resulta de vital importancia que solicites única y exclusivamente la cantidad de dinero que necesitas, ni un euro más ni menos.

Todavía tenemos muy presente uno de los errores que cometieron muchos particulares durante el boom inmobiliario. Muchas personas no solo solicitaron hipotecas por el valor del bien inmueble que querían comprar. También se endeudaron y solicitaron más dinero del que verdaderamente necesitaban, con el propósito, de comprar un coche nuevo o algún capricho innecesario.

Con los micropréstamos, afortunadamente, este “mal uso” no está tan extendido, puesto que hablamos de importes de pequeña cantidad. Sin embargo, si tienes un gasto imprevisto de 150€ y solicitas un préstamo rápido de 300€, y compras un capricho con los 150€ restantes, estarás incurriendo en el mismo error que cometieron muchos con las hipotecas.

Es una lección básica, que muchos no tardan en olvidar. Recuerda, cuando solicites dinero prestado, pide la cantidad que necesitas y selecciona de forma cuidadosa el plazo. En caso de que no calcules bien el plazo de devolución, puedes solicitar una prórroga. Pero recuerda que si no cumples con tus obligaciones de pago, se te aplicarán los correspondientes intereses de demora.

© Autor: Carlos Martín

Fuente de la imagen: pixabay